0

El secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, desató la polémica, luego de subir una selfie en el funeral de la Reina Isabel II, originando varias críticas en su contra.

Como era de esperarse, los usuarios de redes sociales no perdieron la oportunidad para reprochar al canciller por su insensibilidad.

Polémica selfie de Ebrard en el funeral de la Reina Isabel II

Lo que parecía un tuit informativo terminó por convertirse en una serie de críticas contra el canciller Ebrard, ante su falta de sensibilidad.

Aunque es difícil imaginar que Ebrard haya hecho esto con una mala intención y lo más seguro es que ni siquiera haya pensando que estaba haciendo algo incorrecto o insensible. 

Sin embargo, el secretario de Relaciones Exteriores tiene mucha experiencia en la política y debería de evitar las acciones susceptibles de crítica.

Obviamente, eso no justifica la acción del canciller, aunque Ebrard cayó en el protagonismo.

Su currículum, su cargo actual y sus aspiraciones futuras lo convierten en un imán de cámaras.

Incluso, si no hubiera compartido la torpe foto, su presencia en el funeral habría sido multicitada en todos los medios de comunicación.

Entonces, ¿por qué hacerse promoción de una manera tan innecesaria y ciertamente oportunista? Porque es lo que dictan los tiempos.

Marcelo creyó que una oportunidad así no se puede dejar pasar: ‘miren cómo me codeo con el primer mundo, para que no les quede duda de que aquí sobra el caché’.

La realidad es que Marcelo cumplió con el cometido principal: llamar la atención. Su foto ya está en boca de todos, quizá por motivos diferentes a los que él creyó, pero se ha convertido en el centro de atención (y vaya que robarle reflectores a la reina no es una tarea menor).

Él lo consiguió haciendo gala de una precisión que ya quisieran tantos influencers profesionales: tomar la foto en el lugar y momento correctos.

Porque, para decir las cosas como son, hemos de convenir que la actitud de Ebrard es más bien normal si nos apegamos a lógica actitudinal de las redes.

Basta tener la más mínima liga de relación con algo o alguien para formar parte de un tren. “Qué triste, se ha quemado Notre Dame. Y pensar que hace 16 años estuve ahí. De la que me he salvado”. El ejemplo es cíclico y reciclable, porque esa es la dinámica que gusta en las redes y que ya es esperada en cada situación de gran impacto mediático.

Esto deja en evidencia que los vicios más insoportables de las redes sociales gozan de cabal salud entre los políticos mexicanos.

AMLO defiende a Ebrard

Tras la selfie de Marcelo Ebrard durante el funeral de la reina Isabel Il, el presidente López Obrador ‘saltó’ en defensa del canciller al calificar a la prensa de dicha nación como alarmista.

“En Londres hay una prensa muy amarillista, muy alarmista; de allá son los que se dedican a perseguir a personalidades, allá predominan. Pero Marcelo Ebrard es un extraordinario servidor público (…) él me representa muy bien”, dijo.

México invitará al rey Carlos III a visitar el país

En entrevista para Grupo Fórmula, Marcelo Ebrard adelantó que invitará al Rey Carlos III a México en 2023.

“Carlos III ahora en la recepción el domingo lo saludé, se acordó muy bien de México, ‘yo estuve varias veces en México’. Ahí le dije ‘oiga, a ver si puede venir el año que entra'”.

¿Qué significará la visita del rey Carlos III a México? En caso de concretarse, esta sería la tercera vez que la realeza del Reino Unido visita nuestro país después de la Segunda Guerra Mundial.

Comments

Comments are closed.